Por suerte tengo unos ratoncitos guardados por ahi.



Sumándose a los ratones de Bernardini, he aquí, una rata